¿Por qué ser Aprista?

13th Enero 2010 | Admin

 

Esta es una presentación de los principios y la doctrina de Haya de la Torre, de la historia del Aprismo, de su programa de gobierno y de su organización para que sean conocidas y difundidas por todos los peruanos que aspiran a la justicia y el progreso de nuestra patria.Víctor Raúl Haya de la Torre (1895-1979) creó la Doctrina Aprista para defender la Democracia y la Justicia Social en Latinoamérica. El Partido Aprista Peruano fue fundado en 1930 por jóvenes trabajadores e intelectuales que propusieron un programa de cambios profundos para el Perú.

Haya de la Torre reconocido como el personaje del Siglo XX en nuestra patria, es su más grande Ideólogo Político y su influencia se extiende a los programas de muchos partidos populares en el Continente.

Los Orígenes:

El Aprismo tiene como antecedente la reforma universitaria, que en 1918, orientó por primera vez la universidad hacia la realidad concreta y hacia el pueblo, porque hasta entonces, en sus aulas se repetían solamente las teorías y el pensamiento europeo.

La Reforma Universitaria en la que se formó el joven Haya de la Torre, unió por primera vez a los obreros y a los estudiantes que crearon las universidades populares en las fábricas, y lucharon con los trabajadores hasta conseguir la jornada de las 8 horas. El segundo acontecimiento que influyó en el origen del APRA fue la gran Revolución Mexicana (1910) que proclamó la reforma agraria (Zapata), la independencia de la nación mexicana frente a la influencia de Estados Unidos (Pancho Villa) y la construcción de un nuevo estado capaz de orientar la riqueza de México hacia la justicia social (Constitución de 1917). Con esas dos influencias el joven Haya de la Torre creó la doctrina aprista, cuyos conceptos él continuó enriqueciendo a lo largo de su vida, de acuerdo a los cambios del mundo y de la sociedad.

Los Grandes Principios:

La doctrina aprista promueve la Justicia Social para superar la explotación, la miseria y las desigualdades que no se expliquen por el esfuerzo y la capacidad de cada uno, y reivindica laSoberanía Nacional ante toda forma de influencia externa o imperialismo que signifiquen abuso y dominación. La doctrina aprista afirma que sin Libertad y Democracia no son posibles ni el progreso ni la justicia, y por ello rechaza las dictaduras políticas y económicas. Reivindica el necesario Papel del Estado como árbitro y regulador entre el capital y el trabajo, entre las empresas de servicios y los consumidores y entre la producción nacional y la economía mundial. Además, la doctrina aprista afirma que ningún país de América latina podrá dar una solución cabal al problema del desarrollo y la justicia sin la Integración de los Pueblos de América Latina.

Con estos principios, el Partido Aprista se fundó en 1930 como un Partido de Frente Ùnico para agrupar a los trabajadores, los campesinos, los profesionales, los pequeños y medianos industriales, mineros y comerciantes, en el esfuerzo común para alcanzar el poder y transformar la estructura del estado mediante la Descentralización.

El Aprismo es por esencia el Partido de la Concertación, porque desde 1930 planteó la creación delCongreso Económico Nacional para reunir al capital, al trabajo y al estado a fin de responder de manera técnica y científica a los problemas de la inversión, el empleo y el aprovechamiento de los recursos para el desarrollo.

El Aprismo reclamó siempre que es imprescindible saber tratar con el capital extranjero. Frente a la demagogia comunista del falso nacionalismo, Haya de la Torre planteó realistamente que ningún país subdesarrollado podría salir de su retraso sin la ayuda económica y tecnológica de los países más avanzados.

Saber tratar con el capital extranjero para aprovechar la tecnología y el avance que traen es uno de los grandes planteamientos del aprismo. Ni rechazarlo primitivamente como planteó siempre el extremismo, ni aceptarlo en cualquier condición que conduzca al abuso. Para el Aprismo, la verdadera política debe ser educación. Cada miembro del partido debe capacitarse permanentemente, porque sólo con el conocimiento y la educación un pueblo alcanza su conciencia histórica. Por eso el partido luchó siempre por la educación gratuita para los sectores menos favorecidos, y Haya de la Torre siempre dijo: “si sabes poco, aprende; si sabes mucho, enseña”.

En síntesis, el Aprismo es justicia social, soberanía nacional, estado comprometido con las mayorías y los consumidores, integración continental y alianza de las clases productoras. Haya de la Torre fue un visionario del futuro del continente. Sus propuestas por la afirmación democrática y la integración continental hechas en épocas de pequeños nacionalismos y dictaduras, son hoy compartidas por la inmensa mayoría.

Pero, los apristas deben continuar actualizando los programas que aplican esos grandes objetivos a la realidad. Según el pensamiento dialéctico de Haya de la Torre, que citando al filósofo Federico Engels decía, “las condiciones en las que los hombres producen e intercambian económicamente varían de un país a otro y dentro de cada país de una generación a otra”. Así, dentro de la lealtad a los grandes principios de la justicia, la democracia, la integración y la soberanía nacional deben interpretarse como siempre lo hizo Haya de la Torre, los cambios económicos y sociales del mundo y darles respuestas adecuadas.

Hoy la humanidad, por el crecimiento del comercio mundial, por el extraordinario avance de la tecnología de la información y de las comunicaciones, ingresa al mercado global y al capitalismo del conocimiento, pero estos, como ya lo dijo del imperialismo Haya de la Torre, son también ambivalentes, es decir, tienen aspectos positivos, pero pueden ser negativos para la sociedad si no sabemos regular sus excesos.

.

0

Aliados

Ultimas Noticias

Ultimo Tweets

ACCORDION

Publicidad

  • NOTICIAS EN LINEA

    Boletin Aprista ::>